realizando hebras de espirulina

¿Por qué elegir KORU Espirulina?

Presentamos la espirulina en hebras. Esta forma de presentación es innovadora en España y nos revela que la espirulina ha sido elaborada de manera artesanal.

Cada día cosechamos la espirulina y elaboramos las hebras de espirulina fresca (como se ve en la imagen). Después introducimos las bandejas con las hebras de espirulina en un deshidratador solar que seca la espirulina a baja temperatura (40-45ºC). Esta temperatura es fundamental para conservar las propiedades nutricionales de la espirulina.

El 99% de la espirulina que hay en el mercado procede de grandes industrias de espirulina y utilizan un secado por atomización a temperaturas muy elevadas (200-250ºC) lo que deteriora la espirulina.

La espirulina en hebras elaborada de manera artesanal tiene las siguientes ventajas:

  • Nuestro secado suave a 40-45ºC permite que se conserven las excelentes propiedades nutricionales de la espirulina. Esto repercute en un aumento de calidad respecto a la espirulina industrial. Las grandes industrias utilizan el secado por atomización que hace que se degraden algunos nutrientes de la espirulina como vitaminas, encimas, ficocianina (potente antioxidante), etc..

  • Sabor y olor suaves: su elaboración artesanal sin romper la espirulina en todo el proceso nos dan como resultado una espirulina con un sabor y olor suaves. Además su color es un verde más intenso por no haber perdido clorofila ni ficocianina en el secado.

  • Este nuevo formato en hebras permite integrar la espirulina en las recetas de cocina: en ensaladas, guisos, legumbres, sopas, yogur, incluso en zumos ya que la espirulina en hebras se diluye en agua tras unos segundos.

KORU Espirulina está ubicada en plena Sierra de Gata (Acebo), un paraje natural virgen. El agua utilizada para el cultivo proviene de un manantial de gran pureza ubicado en la propia finca y toda la energía necesaria se obtiene de paneles solares. Tratamos así de minimizar nuestra huella ambiental.

apple-icon-57x57

KORU es un símbolo de la cultura maorí, población nativa de Nueva Zelanda. Tiene forma de espiral (como la espirulina) y representa el crecimiento y la vitalidad. También representa el desarrollo de una nueva vida, y la necesidad del esfuerzo para lograr ese crecimiento.

TIENDA