Antes de hablar de las contraindicaciones de la ingesta de espirulina es importante saber que no toda la espirulina que hay en el mercado es igual. La mayoría de la espirulina que podemos encontrar en las tiendas y en internet procede de grandes industrias de fuera de la Unión Europea (principalmente Asia) y el procesado que realizan estas macro empresas es muy agresivo con la espirulina haciendo que pierda propiedades. Este procesado agresivo hace que la espirulina se oxide con facilidad, es decir, que tenga una peor conservación en el tiempo. Lo que hacen estas empresas es someter a un proceso de ionización o radiación a la espirulina y así consiguen alargar la conservación de la espirulina. Ellos aseguran que no queda resto de radioactividad en el alimento pero es un proceso más que sufre esta clase de espirulina. Además queremos recalcar que esta espirulina se suele comercializar con diferentes aditivos químicos (aglomerantes, etc..), es decir, no es 100% espirulina y no hablaremos de los posibles efectos secundarios de dichos aditivos ya que nuestra recomendación es comprar espirulina pura sin aditivos.

Recomendamos comprar espirulina en pequeñas empresas que muestren sus instalaciones ya que todo productor de espirulina artesanal que cuida la calidad de la espirulina suele mostrar como lo hace. Hay muchas empresas europeas que compran espirulina de baja calidad a China y podemos pensar que la cultivan ellos pero resulta imposible encontrar imágenes de sus instalaciones porque no las tienen.

Dicho esto, que nos parece importante, pasamos a explicar los posibles efectos de la espirulina. Queremos recordar que la espirulina no es un medicamento sino un alimento y que debido a sus excelentes propiedades nutricionales, se suele considerar como un complemento nutricional. Una de las grandes virtudes de la espirulina es que aporta hierro al organismo con todos los beneficios que eso conlleva. Además el hierro de la espirulina se asimila con facilidad, sin provocar ningún efecto adverso. Por esto es muy recomendable para personas con carencias de este elemento (anemia). Sin embargo, hay un grupo de población minoritario que padece una enfermedad llamada «hemocromatosis», trastorno que provoca que el organismo absorba más hierro del necesario, acumulándose en los órganos, lo que les provoca grandes problemas de salud. La espirulina no es recomendable para este grupo de personas.

Como entendemos que la salud es un tema complejo y personal, recomendamos ver las propiedades de la espirulina en el siguiente enlace y ante cualquier duda siempre consultar con su médico.

PROPIEDADES DE LA ESPIRULINA

 

 

Conócenos más en este vídeo: